11.05.2009

Crónica 7 - Tú

Me regalaste una mirada hermosa en lo profundo del color de tu alma, con ese gran regalo me transportaste a un sueño sin igual:

Me llevaste al recuerdo de tu beso, me enseñaste como sería tenerte entre mis brazos, consumamos la memoria de dos amantes perdidos, lloramos y reimos los mismos pasajes de éste capítulo de nuestras vidas, compartimos más allá de las metas y el presente, me enamoré.

Todo esto mientras comiamos un poco, sonrisas que huian de tus mejillas se transformaban en pequeñas burlas a mis palabras, no pude terminar de comer, me llenaste, quedé pleno, y tú te fuiste y apenas creía despertar del sueño.

Hoy me quedé esperando saber de ti, quisiera ser algún pensamiento aferrado y estar al tanto de lo que ocurre por tu cabeza, más no parece que sea el orgullo el que me detiene, sino cautela.

Ansío el mañana por que te tengo presente...