12.30.2013

Schlaf

Midnight approaches calmly yet my mind is anxious, the guitar lays by my side guilty of my frustration. Its beautiful sound echoes in my mind as random music plays in the background of an empty room, empty yes, as your absence makes the room feel completely void.

I take the guitar and start to play the same chords I always play, the sweet sound of a perfect instrument makes the routine feel inadequate and the urge to satisfy such perfection calls for new sounds, for mistakes, for awkward strums and missed notes. It begs for effort, for excitement and challenge.

The wind blows refreshingly with an aroma so very subtle that is almost impossible to recognize but  the vibrant strings give away your scent.  The smile sets off a reaction, the goosebumps carry the sensations to the fingertips that no longer miss a single note.

Time slows down, music flows and I blissfully drift away...

11.30.2013

Kebebasan

Walking countless steps in a variety of paths we could not have imagined before we meet each other, in a nameless fashion, where our names and backgrounds lack importance, not because our origins lack importance, but because the present is far more important, our humility allow us to see beyond ego and our sight glances as equals. We walk together. We just met, we are friends.

The illusion of time breaks upon the content of our dialogues, we create a time capsule for us, some participate actively, some observe, but we all learn instantly. Wee feed, we seed, we harvest. Through the conversation we reach a certain type of happiness that appears just after a genuine question that cannot be answered yet.

Rejoicing from the unity manifesting in our reality, we marvel to realize how connected we really are. The challenges are also clear, they are not to be feared just acknowledged and overcome. The change that we create by becoming what we believe in, the inward discipline that reflects on our environment, the shift of reality that we surround ourselves with.

The path of love, kindness and understanding treads beneath all the links of unity, the sense of oneness is so much more than just a feeling. Act upon what resonates deep within yourself, follow our instinct, smile and realize we are truly free, as free as we choose to be.

10.23.2013

Puścić

La respiración agitada en mi oído me arrebata suavemente de los brazos de Morfeo, tenues despertares de cada sentido se manifiestan: percibo los aromas que se mezclan sutilmente con el mío, mi piel se percata  paulatinamente del roce ajeno, el sonido de cuatro pulmones al unisón se apodera gentilmente del rumor del viento, la estela de la Luna apenas cobija el contorno de cuerpos entrelazados y en mi paladar se despierta una sensación agradable cuando mi lengua acaricia los sabores del recuerdo fresco.

8.29.2013

Zoriontsu

Between ocean and mountain, caught in the middle of water and fire, energy drained, muscles exhausted, the battle awaits after the deceivingly short approach through the gorge. The cave swallows us into its coldness, the gate opens and war happens upon us, so instantly, so unexpectedly that a blink away sweat and blood cover our hands. Despite the waterfall and the crushing waves, there is some kind of deep and deafening silence only interrupted by ephemeral grunts and screams that accompany critical blows.

We cover our backs, protect each other, defend and encourage, we feel the pain  we endure it, the sun gives in, the moon rises above the peak and our bodies lay empty of strength and full of joy, as the enemy is not a distant stranger but ourselves, the battle is ever lasting against ones self. 

We trail back, happy.

7.15.2013

Dev

Día nublado aquí y en todo el mundo, aquí de noche y allá de día; amaneciendo detrás de las nubes y atardeciendo buscando tocar la tierra en otro lado, el Sol espera sin angustia acariciar a Gea con su luz. Clima ambivalente que se vive como todas las cosas, dependiendo de la situación de cada quién. Quienes como el Sol quieren acariciar a quien está distante sufren la falta de tacto y quienes como las nubes se abrazan ya, desean que el viento no se lleve a sus cómplices jamás. 

En un día así nos volvimos a encontrar en lugares opuestos, nos dimos cuenta que nuestro instinto sigue infalible, te prometí un abrazo que aún no te he dado pero ya sentiste, sonreimos a la perfección de la sincronía del universo, disfrutamos la idea de nosotros, soñamos despiertos con las posibilidades que se abren ante nuestros ojos, nos maravillamos con la dulce promesa de la incertidumbre, dormimos a destiempo para soñar simultáneamente.

Desde entonces el frío me acaricia como si fuera agua tibia, la calma inexplicable tiene nombre, el recuerdo de tu sonrisa arranca una propia, tus palabras le dan mejor sabor al día, tengo expectativas pero no espero nada de ti, me emociona la ilusión del tiempo, escucho la música con otro tono, respiro aromas nostálgicos de situaciones que alguna vez imaginé, disfruto de manera diferente mis descanso; desde entonces mi felicidad se multiplica.

6.27.2013

Viatger

Delightful smile that shines life out of my soul, beautiful expression that sent me on my travels before I could realize it. Enigmatic result of genuine happiness. And so I saw it, fell in love and travelled away from her, unknowingly getting closer to her every step of my journey. I climbed the highest peaks in the far Northland, where the cold could not fog the distant shores and bright clouds that hovered below my humble feet. I watched the Sun rise from beneath the ocean and witnessed the play of colour and light in rainbows and shadows in the tiny South Islands. I walked the Western Deserts accompanied by the Moon and danced with the stars firing sound through the wind. I bathed my lonesome body in rain, rivers, underground lakes and white sand beaches in the Eastern Forests. 

Along the journey came glorious scenery, delicious banquets, mesmerizing talks, memorable nights, unforgettable days, peaceful sleep and endless dreaming. Along the perfect moments an ephemeral smile passed by, it was not a glance at the past or a memory tucked away in my subconscious, it was her gorgeous smile. As if she could only manifest when I was happy, when I was living plenty.

I had yet to understand the true meaning, I plunged abysses, soared skies, immerse myself into the ocean, ran in the jungle, played with fire, surfed the wind, explored caves, and got lost in the illusion of time. I even returned home clueless of my ongoing journey. Even home I walked with the Sun and Moon, talked with the winds and clouds, found a piece of the North in the walls that I climbed, felt the currents from the South , the warmth from the Western stars, and the mist from the East. 

When I finally realized the life of the Traveller can be lived anywhere I saw life shining out my soul again, I saw her delightful smile. I saw her and understood that I had never stopped loving her. 

5.30.2013

Izlet

El recuerdo de una silueta perfecta que atrapó la atención de mi pupila eterna. Levantándose como si flotara de la arena blanca que cubría recelosa su desnudez, dejó brillar su belleza al sol y al viento. Una ligera   y efímera capa de arena revestía su piel y acompañaba su cadencia desmoronándose suavemente con cada paso hacia el mar. El reflejo del mar parecía más intenso mientras ella se dejaba caer sobre el agua transparente y se bañaba en ella. Cada gota que escurría por su espalda presumía con orgullo al resbalar por tan finas curvas, cada grano de arena suplicaba desde el fondo del mar regresar a tan exquisito santuario. 

4.25.2013

Lykkelig

La luz que se escurre entre las hojas de los árboles dibuja un mar de sombras y contrastes sobre el suelo húmedo, como si cardúmenes interminables bailaran por debajo de la superficie y ese baile de luces dibujara lo que se siente en cada paso descalzo sobre el pasto. El aroma fresco del rocío se enreda en el espíritu alegre y sonriente, una sensación envolvente, cada segundo efímero se vuelve parte del infinito placer de la eternidad. El viento susurra nubes del otro lado del mar. Transportarse en el aliento de un diente de león, flotando sin prisa por los ríos de luz, interactuando con cada roce de energía durante el viaje. Ligero y hermoso.

Una gota, cae, vuela, vuela, vuela, vuela... un recorrido sin igual desde la gran boca de la cascada hasta el fondo profundo. Al fin un sonido imperceptible se entrega al contaco suave del reencuentro. Nadan gotas, peces y cuerpos desnudos. Todos se mueven, se llevan, son causa y efecto de ellos mismos; pero nadie lo disfruta como ellos, dos amantes que se encontraron en ese paraiso tan lejano de sus orígenes. Cada tacto, de piel y de agua, de gota y pez, de caricia y lengua, es vibrantemente suyo. Las ondas los mueven sin buscarlo a la orilla tranquila, al lecho virgen de su mundo. Pupilas dilatadas, pezones erectos, respiración agitada, poros abiertos, piel ruborizada, contracciones involunrarias. Un camino sinuoso de besos decendentes, desde la boca hasta la base del vientre, manos traviesas, la lengua continúa el camino que dejaron los labios, apenas tocando la piel que recorre. Cambia la textura y el sabor, la lengua se pierde en momentos y regresa a un clítoris exitado. Los sonidos del la cascada y el viento ya son un eco que acompaña los gemidos y suspiros...

Así se pierde la ilusión del tiempo, así feliz.

3.28.2013

Nxitim

Huele a eso que se crea todos los días, a esa combinación que no se puede dar con nadie más y en ningún otro lugar. El aroma colma el entorno, sutilmente pero fiel a su propósito. El aliento del momento se funde con el nuestro, intoxicándonos en su dulce recuerdo. Se vive y se sueña, se siente y se observa. Nos exita sin movernos, nos satisface sin pensarlo, nos acaricia suave y eternamente en un sopor suculento. Nada que decir, mucho que gozar...

2.26.2013

Tragodía Diástima

Todo comenzaba de una manera pacífica, Xeón se encontraba una vez mas colmándose de aquella vista tan espectacular que ofrecía el conjunto estelar 215. Ya hacía más de 6 lunas y 4 soles desde la última lluvia de estrellas, pero la energía pareciera jamás desvanecerse. 

Por otro lado, Koshka no paraba de lamentar la negativa del Consejo Espacial Superior, sobre todo por aquella razón tan vaga: “el complejo Lugenia es inalcanzable, por lo tanto la moción será desacreditada…” ; lo más triste es que Koshka no puede refutar la decisión del Consejo Superior, puesto que la única manera en que podría comprobarlo sería con el visto bueno del Consejo, y los Cónsules afirman que mientras no se pueda comprobar lo contrario: Lugenia está considerada fuera de los límites autorizados y se prohibirá cualquier intento directo de alcanzar este planeta. 

Xeón avanza con cautela, siendo tan importante, pasar desapercibido es una opción a considerar; lo inevitable: levanta una piedra del suelo, son 19 y el que posee menor armamento amenaza con granadas de vacío simultáneo; no necesita levantar la vista puesto que sabe por dónde empezar, golpea el suelo sucio y se funde entre el polvo y las sombras, los disparos no se hacen esperar, los estruendos evocan tormentas en la Luna Nueva, la piedra aparece de la nada y se incrusta en la boca del cañón antimateria, la explosión le reduce los enemigos a 4, - su mente cerrada los condena, pensaba Xeón mientras se dirigía al centro de la plaza- les permitía que lo vieran pero no por mucho tiempo, sólo lo suficiente para que lo pensaran acorralado; los Dminges seguían esperando el momento oportuno para atacar, mientras que Xeón ya continuaba su viaje hacia al Consejo Espacial Superior. 

Koshka salía del Consejo al tiempo que Xeón entraba en él, sus miradas ni siquiera se cruzaron, ignorando por completo la historia que escribirían juntos; Koshka inundada en pensamientos lejanos de aquel lugar tan cercano a su corazón; se dirigía hacia su último recurso: un mito lejano, el Reaver. Él y sólo él podría ayudarla, esto por supuesto si fuera posible a estas alturas. Koshka sabía muy bien que las respuestas estaban en Lugenia, y que sin ellas la Guerra Cósmica sería inevitable. Al llegar al complejo estelar no encontró alma, pero un viejo Dajron le habló desde el fondo de su ser, no sintió miedo y fue a su encuentro emocionada, creyendo haber encontrado a su profeta. Su desilusión casi fue total puesto que él no era Reaver y por si esto fuera poco el original había muerto. La esperanza vivió con aquellas palabras del anciano: “si esperas, conocerás a su único discípulo, necesitarás de tiempo y paciencia; pero la recompensa será generosa”. 

En el Consejo las cosas no se veían tan prometedoras. Xeón entraba a una cámara frente a Cónsules hostiles, - llegas tarde Gurú – decía un alterno, Xeón respondió con mucha calma “amigos suyos encontraron mi camino”. El Cónsul Nagrom distrajo con sutiles diligencias abusando de su lengua hábil, Xeón asintió y tomó su lugar; que pese a su ubicación inferior y centrada, resaltaba con un porte magistral. La sesión inició con un ambiente cerrado, el transcurso no fue diferente; -Me temo, Xeón, que el Emperador decidió negar el Proyecto, la eliminación de límites interestelares no se llevará a cabo-. Xeón sabía que la decisión del Emperador no residía en la consulta del Consejo, sino en la opinión de su hermano el Canciller Aluk; quien no conocía los beneficios del Proyecto, y se ocupaba por su posible ascenso al poder después de la aparentemente inevitable guerra. 

Sabiendo Xeón que lo único razonable sería darse tiempo en el Consejo poniéndolos en su contra, pregunto: ¿Cómo servir a un emperador que no escucha lo que debería y se guía en un ciego que no ve porque no quiere? -No se puede, respondió Nagrom. Entonces yo ya no puedo servirles… Lamento que su posición como Cónsules les obligue a estar equivocados, y a favor de la decisión del Emperador. 

Así con la presión de sus propias palabras Xeón volvía al conjunto estelar 215, se sorprendió al ver que el anciano no estaba solo y más aún al ver la energía que imanaba del espíritu de aquel visitante. Mi nombre es Koshka, ¿es usted discípulo del Reaver? Así es – respondió Xeón de una manera analítica-; necesito llegar a Lugenia ahí esta la respuesta que evitará la Guerra Cósmica. Llámame Xeón – respondió, algo intrigado por la visitante-. Muy bien Xeón, ayúdame por favor. Koshka -habló Xeón-, si consideramos sólo a las personas que ayudan; entonces toda persona es buena. Pero las personas no son buenas en este momento; entonces podemos sabernos solos. 

Tu negativa será el fin de la paz –puntualizó Koshka-. 

Supongamos Koshka, que te ayudo a llegar a Lugenia; no sabrás que hacer cuando estés ahí. 

Entonces – replicó Koshka-; eres como cualquier otro miembro del Consejo, temeroso de arriesgarse por un bien común. 

La plática se vio interrumpida por un rugido lejano, Xeón tomo a Koshka diciendo “te ayudaré, pero ahora tenemos que resguardarnos”. Los Dminges abordaban ya el conjunto 215. Xeón introdujo a Koshka a una cámara de digitalización virtual haciéndola desvanecer a la vista de los Dminges; esta vez el enemigo era mucho más numeroso, pero su objetivo era diferente –Xeón aguardó entre las sombras- esta vez, no lo querían a él, sino destruir su santuario; una vez logrando su objetivo los Dminges se marcharon. Xeón libera a Koshka y esta le reclama la falta de respuesta y cuestiona a Xeón por no hacer nada. 

Él no dijo más que “necesitamos tiempo, ahora tenemos un poco”; Koshka asintió sorprendida por la serenidad de Xeón. Koshka fue conducida por la mano del Gurú entre brechas y cuevas que asemejaban un laberinto antiguo. Koshka se sintió conmovida, no conocía el lugar al que habían llegado y no obstante se sentía en casa; no lo podía creer, era un Conductor de Esencia, los creía inventados en cuentos para los Jovins. Ahí está tu repuesta –puntualizó Xeón-, Koshka sabía lo que tenía que hacer, se sentó y sonrió; acto seguido Koshka se encontraba lejos de Xeón en medio de la nada, o lo que podría serlo todo… 

Xeón sabía que el tiempo comprado no sería suficiente, con esto en mente se dirigió de inmediato al Consejo Superior. Llegando allá se sorprendió con lo que encontró: El Canciller Aluk ofrecía un discurso preparando y animando al combate a los habitantes del Imperio de los 7 Soles (I7S), “Queridos hermanos de I7S, La Guerra Cósmica es un hecho y tenemos que pelear, por todo aquello que les importa: su familia, sus creencias, y sobre todo por sus ¡vidas!”. 

Xeón preguntó frente a la gente: ¿Canciller, es entonces válida una guerra evitable? La guerra es inevitable – respondió Aluk-, puesto que es el camino a un bienestar constante. 

Entonces el fin justifica los medios –replicó Xeón-, ¿qué hay acerca de todas las familias que dejarás desamparadas al perder a sus Líderes a raíz de la guerra?

Xeón, siempre has sido buen servidor del Emperador, te estima, lamentaría mucho que tus intereses confrontaran a los del I7S. 

Xeón no dijo más, satisfecho con la duda que inculcó en el pueblo Estelar; se dirigió entonces hacia el Límite Principal, donde ya se encontraban los Seres Universales listos para la guerra. Xeón intentó conversar con ellos, con la idea de otorgar más tiempo a Koshka. 

Coronel, envíe la Flota hacia el Límite Principal, con todo respeto Canciller, la Flota Estelar no está lista para el combate. Cada una de las naves está lista para pelear desde el momento en que termina su construcción – aseveró Aluk-; por lo tanto mi Flota está lista para pelear. 

Hermano prometiste hacer lo que mejor me convenía, ¿Por qué me arrestas?; dije –respondió el Canciller Aluk- que haría lo mejor para ti, pero jamás dije que estarías de acuerdo. 

El Imperio es débil, hermano –continuó el Canciller-; por lo tanto, la gente piensa que el Emperador y los Cónsules, y todos aquellos que lo componen también. 

Tras esas palabras tan desalentadoras, los Dminges escoltaron fuera de la Sala Control al Emperador Möllew. Acto seguido el ultimátum de los Seres Universales apareció en la pantalla central, el Canciller ordenó hacer caso omiso al ultimátum y mandó a todos los miembros de la Flota Estelar a ocupar sus puestos. El Canciller se perdió entre sus pensamientos de orgullo y gloria, desoyendo cualquier pensamiento ajeno. 

Möllew trataba de disuadir a sus captores: ustedes lo oyeron “el Imperio es débil,…y todos aquellos que lo componen”. Les llama débiles a ustedes una raza guerrera, Dminges libérenme... Pero los intentos fueron futiles, el Emperador fue encerrado en la Urna Magnética, donde no podía ser escuchado ni visto por nadie. 

Xeón se encontraba ya en su último intento con los Líderes Universales: “sólo les pido finalmente un pequeño favor personal, otorguen una pequeña prórroga al Canciller para recapacitar” 

Koshka se encontraba ya terminando el sacrificio, una lágrima resbaló sobre la mejilla de Xeón; el final para un principio. Todo se congeló, el tiempo y espacio se fundieron en uno solo, los Límites desaparecieron, el Universo entero se reacomodó, los Seres superiores retomaron su camino, Koshka se integró al Absoluto con una sonrisa eterna; Xeón suspiro: “Lugenia..."

12.20.2012

Kenangan


Paredes cálidas
Mentes activas
Sonrisas claras
Corazones atónitos

Sentimientos encontrados
Pasos constantes
Miradas fugaces
Besos mortales

Vidas inexplicables
Momentos eternos
Almas perdidas
Amores perfectos

5.23.2012

Beatitudinem

La belleza expuesta, la mirada profunda que no necesita más que el pestañeo del tiempo para pasear con el alma eternamente. Una sonrisa permanete que se esconde vagamente en su fugacidad efímera. La música del silencio entre dos caricias que no se tocan nunca, pero se conocen mejor que a ellas mismas. El palpitar que se manifiesta en cada rincón y se hace notar en cada roce fatal. Rompiendo las reglas de la memoria, ingnorando la moral, inagurando el futuro, obedeciendo al instinto que es más humano que animal en cuerpos que son más animales que humanos.

Sedientos. Jadiantes. Exuberantes. Plenos.
De sí. Radiantes. Unidos. Consigo.
Hambrientos. Imparables. 
De vida. Admirables
Satisfechos.

Alquimia corporal en un laboratorio experimental, se cimenta en lo conocido, se regocija en lo nuevo, culmina en implosiones, pero no termina... Sensaciones, la piel eriza y enrojecida. El sonido del viento se disfraza del ritmo danzante, el ritmo palpable, el ritmo unisono de lo que eran antes de ser. Risas con besos, besos con alegría, alegría con ella, ella con él y él, él con ella también. Insoportable e insaciable placer, la humedad y temperatura infinitos, fluidez y éxtasis. Comunicación telepática, la palma sobre el dorso, el círculo perfecto, perfecto.

Felicidad.

5.11.2012

Surullisuus

Perdido, perdido, perdido, dejavú. Perdido en el desdén de la memoria que no acompaña el sentimiento de hace un segundo. Idea trascendental que escapa a su creador y se funde en el olvido, insoportable desazón de la razón que acompaña la nostalgia de la palabra pensada, escrita, leida y olvidada.

Abarrotado en la comodidad del río que fluye, derrotado por sus virtudes, esclavo de susurros que ya no hacen eco. Se escapa a donde confía haciendo daño sin intentarlo ni desearlo, se da cuenta cuando es demasiado tarde, busca al fénix entre las cenizas que aún queman al fondo de un reloj de arena que no lleva hora, principio, ni fin...

Desnudo viendo su corazón frente a él como un recuerdo, escuchando una guitarra que nadie toca, proyectándose en una mentira. El viento corre ingnorando la rosa y los puntos cardinales del deseo. Un momento de tristeza inexplicable en una historia feliz, un sentimiento profundo que escapa la conciencia.

En la ilusión, la bella ilusión, magnífica ilusión, con la Luna invisible de testigo, me perdono... y ahora te pido perdón.

3.31.2012

Wiri

Entonces fue cuando vimos a los barbajanes saliendo del desván, hicimos la vista gorda porque en realidad no teníamos ninguna prueba de que fueran barbajanes, quizá el hecho de que sólo uno de los cinco fuera un imberbe nubló nuestro juicio...

Seguimos entre calles en las que se colaba tenuemente la luz de las farolas entre las ramas y hojas de los árboles, las jacarandas adornaban el aroma que seguía nuestros pasos. El clima era ligeramente húmedo y más bien templado, la luz de la Luna destellaba batallas interminables contra las farolas, sonriente, rebosante, blanca...

Caminábamos como buscándonos aunque nuestras manos se entrelazaran al andar, llevábamos ritmos distintos pero sincronizados, sin rumbo pero con destino fijo, nos distrajimos bajo un árbol enorme del que no conocíamos el nombre así que, después de presentarnos, le llamamos Kiliot...

Kiliot nos deleitó con grades historias que precedían todo lo que podíamos ver, nos abrazó en su corteza y dejó respirar a la Luna haciéndose cargo de las farolas. Ensordeció con su silencio al rumor de la ciudad y cobijó con aromas dulces el rastro sutil del asfalto. Nos regaló una burbuja en la ilusión del tiempo...

Una eternidad después seguimos andando y caminando, deleitados, charlando en silencio, reviviendo cómo llegamos de los barbajanes a la tertulia con aquel sabio árbol. Sin darnos cuenta ya nos econtrábamos despojándonos de la ropa y cobijándonos en los brazos de Morfeo. Fluyendo con y entregados a la corriente en el calor carnal de la habitación que sabe a hogar...

Y ésta fue una de tantas noches, ni primera ni última, memorable, disfrutable, de ecuentro, de escape, nuestra...

2.25.2012

Comme le Soleil

En el rumor de una tarde temprana en que sus nubes se dispersan de tal manera que no distingues dónde empiezan y dónde terminan los confines del cielo y las caricias del agua que las componen, se despliegan sentimientos en una tinta que no puedes tocar pero que permanece tangible por el resto de la ilusión del tiempo. Es una carta que trasciende los cuerpos que pudieran ser involucrados en este intercambio de sentires, lleva consigo un momento de nostalgia de lo que es y no de lo que fué.

Se viste de recuerdos y razones que explican de manera compleja una pregunta que jamás se preguntó, pero siempre se tenía la incertidumbre de su respuesta. En este remolino cotidiano se manifiestan verdades magníficas a las cuales los versos no pueden mas que evocar su incomparable fineza y entendimiento con el universo.

Me gustas, más que a la idea de ti; te quiero, más que a la idea de nosotros; te amo. Entiendo mi felicidad más allá de las fugaces y estrepitosas realidades de soledad compartida. Disfruto el roce de tu piel bajo mis dedos, sentir como tu piel suaviza el paso de la tierra en mis manos. Admiro la interminable fuente de respeto por el mundo entero, incluso, antes de ti. Me identifico con la musicalidad con la vives tu vida y acompañas la realidad de ritmos que juegan su papel de manera sutil. Observo extasiado tu placer por ti misma, que evade al ego y se mantiene humilde de una manera que escapa mi entendimiento personal; esa manera de darle importancia a las cosas que quizá para nadie más importa. La manera de portar esa elegancia femenina y robar de la vida una sonrisa, me parece exquisita.

La simplicidad y el humor dan un sentido hilarante de ver la vida, el impecable sentimiento de complicidad se asoma a cada instante. La vida se nos va entre sueño y sorpresas que nacieron de un capricho de chocolate. Soy feliz y aunque no eres responsable, eres parte. Sonrío al recuerdo de una playa vestida con Sol anaranjado, nubes bondadosas y aves silenciosas, reflejos amarillos en un espejo de agua que sale del mar. Ese recuerdo de una vida entera vivida en un instante efímero, con la Luna de testigo y las estrellas que se estremecen.