11.05.2009

Crónica 21 - Abandonado

Entre mares pintados de vida y vientos de nuevas alegrías, se ecuentra atrapado el sentir de un alma exasperada y enferma de la felicidad. Está sufriendo cada sonrisa como si fuera suya, repudia cada expresión como si el mismo la sintiera.
Es más ajeno que un pastel a la dieta, pero a mí no me importa, yo soy feliz...