11.05.2009

Crónica 11 - ¡Vida!

Lo sostuve entre mis brazos, miles de segundos uno tras otro, no me detenian ni yo a ellos, sólo era feliz y nada más importaba.

No es mío pero lo es, no tiene mi sangre pero nos une, no es mi cría pero lo criaré, sólo tiene su nombre de vida y ha recargado la mía.

Te sentí llegar, pude saberte nacer, te oí desde lo lejos y te vi...

¡Te amo!