1.04.2009

Amigo

Hablamos de sexo, por cortesía, como por evitar ese silencio incómodo, vaya. ¿Quíén iba a pensar que terminariamos hablando de cuestiones filosóficas y siendo amigos? Que par de mamones y vaya que bien mandilones. Pero hicimos 'click' más allá de los pre-conceptos, y hasta le pusimos nombre a la vida y nuestras metas.

Al grado que R. y B. se conocieron en 1 minuto y minutos después sabían más que nosotros. El sushi estaba bueno y la plática mejor, la risa no paraba y la música, bueno ni había música. Pero la pasamos bien, duró poco pero duró eterno.

Hablamos eterno, en realidad, no faltaba más. Compartimos mucha crítica, concepto y avionazos. Un par de comidas y dos que tres chelas, bueno bueno las chelas te las tomaste tú; pero yo me acuerdo de haber estado ahí.

Cuatro siglas definieron nuestro experimento socio-laboral más divertido, curioso que 2 no se dieran cuenta (y a la fecha sigue igual jeje).

Un abrazo.