11.04.2008

Complaciente

Esa mano traviesa en su camino preferido, con esos labios suaves y caricias sensibles: y esa llamada inoportuna... Desde el hospital, para variar, sé que no es importante, sé que no es urgente, me grita a hipocondria, a falsa alarma, a esas veces en las que dirias: "...".

Pero mejor no dije nada, fluyó más mi samanitarismo (si existe tal cosa) y fluí yo también. El tráfico, como de GDL cuando tráes prisa en 'vías rápidas' y con esta ilusión del tiempo que dejó caer la noche de un semáforo a otro. Noche tan fría que hasta Octubre se sorprendió, con su luna rebozante y sus nubes en fuga. De entre tanta belleza me perdí en lugares que alguna vez conocí, pero llegué, tarde y seguro de que me iría igual.

Ahí se acabó la belleza, ese olor que que te ensucia cuando te toca, esas caras de impotencia y otras cuantas, colas inecesarias, productos y procedimientos acompañados de procesos inútiles. - No tiene nada, estoy seguro.- Pero tenemos que esperar. Se les ocurrió hacer los estudios clínicos en el cambio de turno, en una clínica pública, en México, sin palancas, sin doctores y con practicantes con aire de House.

Total hablamos, nos enojamos, peleamos, comimos en la fonda de la ezquina, reimos y hablamos otra vez. Regresamos y obviamente no había resultados. Vimos la novela (de la tele y de la sala de espera), bailamos, esperamos y por fin llegaron. Sí era algo, dolor, nada más.

Por dentro me reía, por fuera era y nada más. Solo escucho mientras nos vamos al coche, abro las puertas, enciendo el motor, recibo un beso con sabor a gracias y arranco cómo si hubiera carrera con el tiempo, como si la emergencia fuera llegar antes que el sueño. Pero ya llegó...

Me equivoco, me vale madre, me acuerdo de unas 3 películas y maniobro justo como te piden que no lo hagas después de haber visto esas peliculas. Adentro todos se sacuden y se quedan callados y yo, yo voy cantando por dentro la victoria. Ya el camino es derecho y sin pausas, me detienen para dejar algo en el camino.

A estas alturas yo ya estoy dormido, esta es para ti.

1 comentario:

poncho estepario... dijo...

me parece que avanzas en el arte de describir la nada... me gusto aunque ahora su profundidad parece estar disfrazada por la cotidianeidad... es bueno que el sexo solo se dibuje sugerentemente